TRANSPORTE

Este servicio complementario, al ser uno más de los que oferta el centro, debe contemplar las normas de conducta del mismo, además de:

1º.- Mientras dure la realización del trayecto no podrán levantarse de sus asientos.
2º.- Cada alumno/a dispone de asiento individual que no podrá compartir, debiendo procurar hacer buen uso del mismo.
3º.- El alumnado hará caso a todas las indicaciones de la cuidadora de la guagua y mantendrá en todo momento una actitud de respeto tanto a la cuidadora, como al conductor y sus propios compañeros.
4º.- A la hora de salida del centro, el alumnado hará filas junto a la puerta de acceso al exterior. Primero entrará el alumnado de Infantil y luego Primaria. Harán caso a las indicaciones de Auxiliares de Comedor que serán las que permitan el acceso a las guaguas en las mejores condiciones de seguridad.
5º.- La familia del alumnado estará preparada en la parada con la suficiente antelación para que cuando la guagua llegue estén esperando al alumno/a. En el caso de que sea devuelto al Centro porque no había nadie en la parada esperándolo, caso en que se llamará a la familia para que venga a recogerlo,  perderá el derecho al transporte y otro alumno/a pasará a ocupar su plaza.
6º.- El alumnado será recogido en la parada por las personas que dispongan de autorización escrita de los padres, madres o tutores legales, a través del impreso correspondiente, entregado a la encargada de este servicio. Únicamente se dejará bajar al alumnado solo, si previamente se ha solicitado a la encargada del transporte por escrito y adjuntando copia del DNI. En este caso pasan a ser los padres los únicos responsables del trayecto parada a casa.
7º.- El incumplimiento de estas normas, así como cualquier tipo de conducta violenta, rotura deliberada de asientos, etc., será objeto de la pérdida del derecho a hacer uso de este servicio.
8º.- Periódicamente, la persona encargada del servicio o la dirección del Centro, velarán por comprobar que el transporte reúne las máximas condiciones de seguridad para los ocupantes, debiendo notificar cualquier anomalía a la Dirección General de Promoción Educativa, para que tome las medidas oportunas.